Granada, más lorquiana

12/04/2018

El Centro Federico García Lorca recibe las primeras piezas del legado de la Residencia de Estudiantes de Madrid y las expone hasta el 24 de junio en ‘Una habitación propia’

Un trocito más de Federico aterriza en Granada. A finales de marzo, doscientas de las más de cinco mil piezas del legado de Federico García Lorca llegaron a la ciudad, procedentes de la Residencia de Estudiantes de Madrid. Estos documentos pasarán a ser de titularidad pública dentro de tres años, gracias a un acuerdo definitivo con la familia del poeta de Fuente Vaqueros el pasado mes de diciembre. Con la llegada de esta primera avanzadilla documental, el Centro Federico García Lorca, construido en la céntrica plaza de la Romanilla, comienza a cobrar su sentido.

La cuna de Federico, al fin, confirma su condición de ser epicentro del mundo que rodea al más influyente poeta español del siglo XX. No ha sido un camino fácil, y acontecimientos para olvidar también se han sucedido.

Una forma de cerrar heridas y abrir una nueva etapa está siendo la exposición ‘Una habitación propia. Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes, 1919-1936’, que bajo el comisariado del catedrático de la Universidad de Granada, Andrés Soria Olmedo, repasa la trayectoria del poeta en este centro, desde su ingreso, siendo aún promesa, hasta su salida como figura consagrada.

En palabras de Soria Olmedo, “la cita célebre de Virginia Woolf, ‘para escribir novelas, una mujer debe tener dinero y un cuarto propio’, se ajusta como un guante a la experiencia de Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes”, pues entre 1919 y 1936 “pasó de ocupante de las habitaciones destinadas a los estudiantes a conferenciante en el ‘refinado salón’ donde dijo haber oído antes cerca de mil conferencias”.

Valiéndose de esta primera remesa, ‘Una habitación propia’ recrea la trayectoria y evolución de García Lorca, al tiempo que simboliza la llegada del legado al Centro Lorca de Granada desde la Residencia de Estudiantes de Madrid. De esta forma, las primeras doscientas piezas del legado, de las cinco mil que lo integran, forman una exposición que quiere ser, en palabras de su comisario, “una historia contada a partir de un tesoro”.

La muestra se divide en cuatro partes: una presentación de acercamiento general a las características de la Residencia de Estudiantes; la estancia de Lorca de 1919 a 1925; el tramo de 1926 a 1928, marcado por la aparición de la revista Residencia en 1926 y, finalmente, el periodo de 1929 a 1936, que atiende a una serie de intervenciones en la Residencia, ya desde fuera.

Manuscritos, documentos, dibujos, impresiones y obras de Dalí (como la serie ‘Los putrefactos’, realizada por ambos), aparecen en la exposición. Además, se expone el banderín de la Residencia de Estudiantes y obras de Rafael Barradas, Manuel Ángeles Ortiz o José Caballero. Por su parte, también hay manuscritos y borradores de los libros ‘Romancero Gitano’ y ‘Canciones’; discos para gramófono con canciones populares del poeta cantadas por La Argentinita, con Federico al piano; o una carta con dibujos de Benjamín Palencia destinada a Emilio Prados y al propio Federico.

La exposición, que es de acceso gratuito, abrió el 24 de marzo y podrá visitarse hasta el 24 de junio. El Centro Federico García Lorca está en la céntrica plaza de la Romanilla, cerca de la Catedral. Su horario es de 11 a 14 horas y de 18 a 21 horas, de martes a domingo. El domingo sólo con horario de mañana.

La llegada de todas las piezas del legado Lorca se espera que sea para el mes de junio, en torno al día 5, en que cada año se conmemora con un programa cultural el aniversario del nacimiento del poeta.

· Para más información, visita el portal del Centro Federico García Lorca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter