El Maristán pasa por quirófano

16/07/2019

El hospital musulmán situado en el Albayzín comenzará a restaurarse a finales de 2019

Diciembre de 2019 es la fecha. El Maristán nazarí de Granada ya tiene fecha de inicio para su restauración. Será el inicio de un largo proceso rehabilitador que, a priori, tocará a su fin en cinco años, aunque en dos ya abrirá sus puertas, en principio con visitas guiadas por especialistas.

El enclave, situado en el barrio del Albayzín, entre el Monasterio de la Concepción, la Casa de Zafra y el Bañuelo, se encontraba en un deplorable estado de abandono. Y es que, además de su finalidad hospitalaria original, el edificio ha desempeñado tal cantidad de funciones y tan diversas que han afectado a su integridad.

De Casa de la Moneda a presidio, pasando por almacén de vinos, uso conventual o mera corrala de vecinos, el Maristán lleva tatuado en sus estructuras su rocambolesca historia desde su levantamiento en el siglo XIV.

El proyecto aprobado por la consejería de Cultura y Patrimonio Histórico tendrá un presupuesto de 1,38 millones de euros, aportados por el Patronato de la Alhambra, y un plazo de ejecución de 18 meses. Consistirá en su primera fase en la consolidación y restauración del pórtico sur del edificio.

La segunda fase, también de dos años de duración, comprendería la recreación desde criterios actuales de la zona de la alberca central y los pabellones laterales, de forma que el edifico resultante sería similar al Corral del Carbón.

En ese momento, el Maristán pasará a pertenecer al grupo de monumentos del programa Dobla de Oro que ofrece el Patronato de la Alhambra, y que ya acoge importantes edificios muy inmediatos, como la Casa de Zafra o el Bañuelo.

La reforma del Maristán, además, incluye la eliminación de la sobrecubierta instalada en 1988 y la estructura de acero que la sustenta; consolidación y restauración de los restos emergentes del pabellón (muros, pilares, pinturas murales, pavimentos…); aplicación de técnicas adecuadas de restauración y el restablecimiento de la funcionalidad estructural de los elementos originales.

No es el único objetivo de rehabilitación patrimonial del Patronato de la Alhambra y el Generalife en el entorno monumental de la ciudad. En ese sentido,  cuenta con el objetivo de restaurar otros enclaves como el Paseo de Romayla (al final de la Carrera del Darro, el otro margen del río entre los puentes de Chirimías y el del Rey Chico) o los Baños de Hernando de Zafra, en calle Elvira.

Conoce más sobre el Maristán nazarí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

He leído y acepto el Aviso legal