La Sevilla de la Expo (1992-2017)

21/08/2017

Una exposición en el Pabellón de la Navegación de la Cartuja recuerda el acontecimiento que transformó la capital andaluza en el quinto centenario del Descubrimiento

Un cuarto de siglo se cumple de la Exposición Universal celebrada en Sevilla en 1992. La Expo 92 supuso un antes y un después en la capital andaluza. Un entorno: la Isla de la Cartuja; un lema: La Era de los Descubrimientos; una coyuntura: el quinto centenario del Descubrimiento de América (1492-1992).

Así, Sevilla acogió del 20 de abril al 12 de octubre de 1992 esta memorable Exposición que contó con la conocida mascota Curro, creada por el checo Heinz Edelmann: un pájaro blanco con el pico y la cresta de cinco colores, uno por continente.

Pero lo más llamativo de la Expo 92 fue la participación, desbordante: 112 países, 23 organismos internacionales, empresas privadas y las 17 comunidades autónomas españolas. Esto significó una explosión de nueva arquitectura, que aún en buena parte hoy permanece en el entorno de la Cartuja: se construyeron 95 pabellones y otros hitos arquitectónicos como los puentes de la Barqueta y el Alamillo o el del Quinto Centenario, que forma parte de la ronda de la ciudad.

Cerca de 42 millones de visitas acogió la Expo 92 en Sevilla, con el resto de colectivos de la ciudad aportando numerosas actividades culturales paralelas en el centro urbano. Hoy, un cuarto de siglo después, se recuerda este acontecimiento que cambió la ciudad hispalense con una exposición conmemorativa que estará abierta hasta el 12 de octubre en el Pabellón de la Navegación, en la propia Isla de la Cartuja (Camino de los Descubrimientos, 2, entre la Torre Sevilla y el Monasterio de la Cartuja).

Según los organizadores de la exposición, la Asociación Legado Expo Sevilla y la Empresa Pública de Gestión de Activos de la Junta de Andalucía, “se pretende mostrar a los visitantes la extraordinaria repercusión y desarrollo que Expo supuso para la ciudad de Sevilla, Andalucía y España, en todas sus fases, así como rememorar la actividad que dentro del recinto se llevó a cabo”. A la vez, también busca “servir de inspiración para los retos del futuro: hacer ver que la Exposición Universal no fue un sueño, sino fruto de un trabajo constante y fructífero, significa afirmar que la ciudad está lista para cualquier objetivo que se pueda poner en el camino”.

La muestra, de más de 1.500 metros cuadrados, ha permitido recuperar piezas y objetos, muchos de los cuales eran hasta ahora inéditos y ocultos a la ciudadanía. El horario de apertura es, desde el 1 de septiembre, de 11 a 20.30 horas (domingos y festivos hasta las 15 horas). Antes, hasta el 31 de agosto el horario se reduce de 10 a 15.30 horas de lunes a domingo. La tarifa general de entrada es de tres euros, aunque hay tarifas reducidas para según qué casos.

Conoce más aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter