La Semana Santa contemporánea

21/03/2018

Aunque el barroco se lleva toda la fama, en estos días, Andalucía paseará imágenes modernas de gran interés artístico, además del devocional

La Semana Santa es una celebración, en esencia, barroca. Pero está viva. Los avatares históricos, los impulsos renovadores y el talento de los artistas contemporáneos han regalado a Andalucía una serie de imágenes devocionales de un corte alejado de los clásicos Juan de Mesa, Martínez Montañés, José de Mora, Pablo de Rojas…

Hay otra Semana Santa, con un lenguaje algo más moderno, que enriquecen el lenguaje cofrade y son síntoma de su continua transformación y puesta al día. Vamos a recorrer las ocho capitales de provincia conociendo algunos ejemplos que puedes encontrarte en las calles a partir del Domingo de Ramos. Pero no olvides que hay más tanto en estos lugares, como en los pueblos de Andalucía. El arte contemporáneo en un marco barroco.

Almería – Cristo del Amor (Jesús de Perceval, 1946)

Principal impulsor del llamado Movimiento Indaliano, Jesús Pérez de Perceval del Moral (Almería, 1915 – 1985), fue un singular pintor y escultor, responsable de la dinamización cultural de la posguerra en su ciudad. Dentro de su rica obra pictórica y escultórica se encuentra el Cristo del Amor, que sale en procesión cada Martes Santo de la iglesia de San Sebastián, cuyo altar mayor preside tras un fondo pintado por el mismo autor.

Cádiz – Cristo del Perdón (Luis Ortega Bru, 1981)

Uno de los más sobresalientes artistas contemporáneos de la Semana Santa de Andalucía es el escultor gaditano Luis Ortega Bru (San Roque, 1916 – Sevilla, 1982). En Cádiz dejó, entre otras obras, el sensacional Cristo del Perdón, que sale cada Madrugada del Jueves al Viernes Santo por las calles de la Tacita de Plata. Ortega Bru es un escultor de gran personalidad, con obras de enorme expresividad, y la imagen que tratamos es un perfecto ejemplo de su estilo.

Córdoba – Cristo de la Universidad (Juan Manuel Miñarro, 2010)

Las procesiones de la Semana Santa cordobesa cuentan desde 2014, en que quedó incorporada a la Carrera Oficial, con una sobrecogedora imagen de Cristo Crucificado, directamente extraída de los estudios de la Sábana Santa, de los que el escultor y profesor universitario hispalense Juan Manuel Miñarro (Sevilla, 1954), es destacada y reputada figura. Realizado en 2010, el Cristo de la Universidad sale el Martes Santo en procesión de silencio por las calles de Córdoba.

               

 

Granada – Virgen de la Concepción (Aurelio López Azaustre, 1978)

Es complicado innovar en las imágenes de vestir de la Virgen, debido a su encorsetamiento al tener que ser ataviadas con ropajes naturales. Sin embargo, en Granada capital, cada Jueves Santo, sale un interesante ejemplo de que es posible innovar en este tipo de efigies: la Virgen de la Concepción, la conocida ‘Concha’ del barrio del Albayzín, es una talla del escultor Aurelio López Azaustre (Granada, 1925 – 1988). Destaca por la expresividad de su rostro, muy cercano al retrato y lejos de la habitual idealización de la mayoría de Dolorosas andaluzas.

Huelva – Jesús del Calvario (Antonio León Ortega, 1973)

La figura del escultor Antonio León Ortega (Ayamonte, 1907 – Huelva, 1991) es una figura fundamental para entender la imaginería de la Semana Santa de Huelva. Muy prolífico, en su última etapa de producción se centró especialmente en la expresión: en plasmar el sufrimiento de Cristo dejando en un segundo plano los formalismos de belleza al uso. Esta imagen de Jesús del Calvario sale el Lunes Santo por las calles de Huelva, como un enriquecedor desafío de modernidad y ruptura en medio del gusto neobarroco.

                                     

 

Jaén – Cristo Descendido de la Cruz (Víctor de los Ríos, 1960 a 1964)

El escultor cántabro Víctor de los Ríos (Santoña, 1909 – Santander, 1996) aportó a la Semana Santa de Jaén una de las más originales escenas del Descendimiento de Cristo. En concreto, hablamos de un grupo escultórico todo de talla, en la que la figura de San Juan es la que sostiene el cuerpo muerto de Jesús. Imbuido de un espíritu profundamente castellano y alejado del habitual gusto andaluz, la escena es de una gran sobriedad, gracias a su apagada y sutil policromía. Asimismo, destaca el trabajo psicológico de todos los personajes, con rostros abatidos ante el dramatismo de la escena. Sale cada Miércoles Santo con la cofradía de la Buena Muerte, desde la Catedral.

Málaga – Cristo Resucitado (José Capuz, 1946)

La dificultad que exige la representación de la Resurrección, por sus connotaciones ‘sobrenaturales’ se solventó de forma impecable por el escultor levantino José Capuz (Valencia, 1884 – Madrid, 1964) para Málaga. El Domingo de Resurrección sale en procesión por la capital de la Costa del Sol la imagen de Cristo Resucitado, titular de la Agrupación de Cofradías, una de las muchas apuestas de esta ciudad por la renovación escultórica, que también lideraron escultores como Mariano Benlliure, Francisco Palma Burgos o, más recientemente, Suso de Marcos. Un detalle de la imagen es la fotografía que ilustra este post.

                                                        

 

Sevilla – Cristo de la Sagrada Cena (Sebastián Santos, 1955)

Considerado por muchos estudiosos como el más brillante imaginero del siglo XX en Sevilla, el onubense Sebastián Santos Rojas (Higuera de la Sierra, 1895 – Sevilla, 1970) es maestro de otros escultores que brillaron y alcanzaron incluso más fama que él, como Francisco Buiza. La armonía del modelado, la belleza física de los rostros tanto masculinos como femeninos, sus excepcionales y pulcros acabados son algunas de sus virtudes, que descuellan muy especialmente en el Cristo de la Sagrada Cena de Sevilla, que sale cada Domingo de Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter